lunes, 11 de mayo de 2015

Eso que siempre quisiste.

Grita al mundo que estás aquí.
Susurra a sus entrañas que no te vas, que has venido para quedarte. Que si quieren que te echen, que tú ya has echado raíces y no eres fácil de arrancar.
Que bicho malo nunca muere, y que tú eres el peor (cuando debes serlo).
Asegura que si te cierra la puerta, abres una ventana. Y si no por la gatera.
Que si por equivocación te vas, por decisión regresas.
Y que si decides no volver, es porque tú no miras atrás ni para tomar impulso.
Pero recuerda que yo te espero en la meta, donde sí o sí termina la (tu) carrera.