miércoles, 29 de noviembre de 2017

Es real. Es amor.

Que me abraces sin pedirlo.
Que me sueñes sin querer.
Que me beses sin pensar.
Que me quieras sin dudar.
Despertarme y pensar en ti. Al igual que antes de dormir.
Cerrar los ojos y verte. Abrirlos y encontrarte.
Descubrir cada día nuevas sensaciones gracias a ti.
Quedarme callada solo por seguir escuchándote.
Que me toques y sentir ese cosquilleo por dentro que tanto me gusta.
Que me cojas de la mano y sentir una sensación imposible de describir, de no querer soltarte nunca.
Aunque no sea consciente, es real, lo sé. Poco a poco me doy cuenta.
Estás ahí, no eres un sueño.
Es real, es amor.