miércoles, 13 de julio de 2016

No despedida

Dichosa estupidez humana que nos hace cometer errores que luego pagamos con creces. ¿Por qué tuvimos que estropearlo todo? ¿En qué momento creímos que era una buena idea? Por culpa de eso ya no estás, al menos no en primera plana.
Cómo te echo de menos. Ni te imaginas cuanto.
Tengo mil noticias nuevas que me encantaría compartir contigo, pero no puedo. Al menos por ahora. No nos conviene.
Intento resistir hablarte, te juro que lo intento, te lo prometí. Pero me cuesta. Más de lo que me imaginaba. Y más cuando me preguntan si ya están mejor las cosas.
Pero no, no lo están. ¡Y lo que queda!
Vuelve pronto por favor, no creo que aguante mucho. Te necesito en mi vida. Me he acostumbrado a que estés en ella.
Te quiero.